07 febrero 2006

Orgullo y Prejuicio (1813)

Este viernes se estrena Orgullo y Prejuicio de Joe Wright, y creo que no puedo desaprovechar la oportunidad de hablar de la magistral novela de Jane Austen y una vez vea la película os hablaré de ella también si tengo oportunidad.

La primera vez que leí Orgullo y Prejuicio lo hice abrumada por la cantidad de novelas que tenía que leerme en inglés, recien aterrizada en la facultad y tras sufrir alguna que resultó una tortura. Según avanzaba en su lectura me daba cuenta de que me resultaba tremendamente fácil seguir, tenía un lenguaje muy claro, en eso radicaba su magia...

Escrita originariamente como First Impressions entre 1796 y 1797, la autora la revisó posteriormente y fue publicada en 1813 como Pride and Prejudice. La novela nos cuenta la vida de una familia de la campiña inglesa a finales del siglo XVIII y los esfuerzos de una madre por hacer lo que tiene que hacer: casar a sus cinco hijas con los hombres adecuados. Es un retrato irónico de la sociedad, donde el dinero y los prejuicios están presentes siempre; donde la gente se casa por dinero, por posición y algunos por amor ( acaso muchas de estas razones no son presiones sociales en sí?). La trama se centra principalmente en el personaje de Lizzy Bennet, la segunda hija, orgullosa y con un don para el ingenio ( su padre dice de ella que "tiene más rapidez que sus hermanas") y su relación con Mr. Darcy, orgulloso a rabiar también. No quiero avanzaros más, así que muchos pensareis que es una novela romanticona que no merece la pena, y permitidime que os diga que os equivocais.

La perfección con la que Jane Austen nos describe a todos los personajes, su monótona vida rural, en busca de un matrimonio que les proporcione posición y dinero, de baile en baile, nos da la sensación de que estamos mirando una radiografía. Tenemos la más absoluta idede conocerlos. Nunca narra desde la perspectiva masculina, como mujer que es, pero no por ello la obra tiene que ser menos atractiva para los hombres. Estudia a la sociedad del momento y ridiculiza la novela sentimental.

Pero sin embargo, la sociedad y la historia que presenta es totalmente atemporal y nos hemos encontrado con frecuencia con revisiones de la misma. No obstante, uno de los éxitos literarios y cinematográficos de los últimos años, El Diario de Bridget Jones, no es más que una muy libre visión y homenaje de Orgullo y Prejuicio, incluso muchos de sus personajes son fácilmente reconocibles por sus nombres. Mr. Darcy es el Mark Darcy (Colin Firth) de Bridget, con los comienzos difíciles de la relación y Mr. Wirkham es en cierta manera Daniel Cleaver ( Hugh Grant), con una misteriosa enemistad con Darcy.

Os animo a leerla, y a opinar, no os decepcionará y espero que la película que nos viene tampoco. De ella ya existe una magnífica adaptación para televisión de la BBC (1995) donde Darcy no es otro que Colin Firth y también una versión Bollywood: Bride and Prejudice (2004) y como curiosidad final, Benjamin Disraeli, el renombrado Primer Ministro de la Reina Victoria, afirmaba haberla leído 17 veces.

1 comentario:

muerte a Meg Ryan dijo...

Afortunadamente aún queda gente interesada en contar una historia romántica sin caer en la gilipollez absoluta (que tantos millones de dólares reporta a los que devoran hamburguesas).
Eso fue lo que pensé al salir del cine tras ver "orgullo y prejuicio". Ahora solo falta saber si una inmensa minoría opina de la misma forma o si, por el contrario, una película así nunca podrá competir con Meg, Sandra, Julia... y compañía. Si es así, estará todo perdido y solicitaré el oscar honorífico para Van-Damme.

Para os que aún no hayan visto "orgullo y prejuicio" me gustaría comentar que (además de su preciosa fotografía, excelente ambientación y espectaculares planos-secuencia)el trasfondo de la historia es completamente actual, es entretenida, divertida, fácil de ver y "bonita" ( sin tener q convertirse en vomitiva por ello).

Por si todo esto fuera poco... está Keira (nominada, por cierto)