05 julio 2007

EGIPTO

La arena del desierto cegó mis ojos. Me cautivó. Me trasladé a tiempos lejanos.







Vi ceremonias de momificación y de ofrendas a los dioses. Presencié cómo 3000 esclavos levantaban un obelisco de granito. Cómo se elegía la veta de piedra más perfecta para subir una hilera más de una pirámide. Agaché mi espalda y me faltó el aire mientras entraba en Kefrén hasta llegar a una de sus salas.







El Valle de los Reyes me mostró majestuosas tumbas en las que durmieron durante años grandes faraones. Me sentí Howard Carter entrando en la tumba más maravillosa jamás encontrada y miré a los ojos a la máscara dorada de Tutankamón. Regateé en los mercados y me jugué la vida en un taxi egipcio. Viví algo inolvidable que sé dará para muchas historias.







Su dama ha vuelto.

2 comentarios:

J. Addams dijo...

qué elegante sale en las fotos, qué apropiadamente envuelta en chales!!
saludos llenos de envidia

Viola de Lesseps dijo...

Siempre he oído aquello de "a donde fueres, haz lo que vieres", y parece que el entorno te invita a cubrirte en chales,... además de descubrir que era la mejor manera de protegerse del sol.

Me alegra verla por mi noche de nuevo.