20 marzo 2007

Adieu tristesse, bonjour tristesse

Adieu tristesse
Bonjour tristesse
Tu es inscrite dans les lignes du plafond
Tu es inscrite dans les yeux que j'aime
Tu n'es pas tout à fait la misère
Car les lèvres les plus pauvres te dènoncent
Par un sourire
Bonjour tristesse
Amour des corps aimables
Puissance de l'amour
Dont l'amabilité surgit
Comme un monstre sans corps
Tête désappointée
Tristesse beau visage.


P. ELUARD, La vie immédiate



Así comienza el nuevo libro que he empezado: Bonjour Tristesse ( Buenos días Tristeza) de François Sagan. Hacía tiempo que tenía ganas de leerla y en uno de mis últimos viajes a Madrid la ví en francés y no pude resistirme. Debo obligarme a leer en este idioma de vez en cuando o terminaré por perder la fluidez que había adquirido con mis esfuerzos. Os hablaré de ella cuando la termine.

De Paul Èluard (Eugène Grindel), sólo deciros que su primera esposa y musa fue la Gala de Dalí y más tarde estuvo casado con Nusch, modelo de Man Ray y de Picasso. Un poco de cotilleo no viene mal.

Como siempre os dejo su traducción en el primer comentario.

5 comentarios:

Viola de Lesseps dijo...

Adiós tristeza.
Buenos días tristeza
Estás inscrita en las líneas del techo
Estás inscrita en los ojos que amo
No eres exactamente la miseria,
pues los labios más pobres te denuncian
Por una sonrisa
Buenos días tristeza.
Amor de los cuerpos amables,
fuerza del amor ,
cuya amabilidad surge
como un monstruo incorpóreo.
Cabeza desilusionada,
tristeza bello rostro.

Pol dijo...

La tristeza nos rodea, nuestro reto es evitarla, sin ella no habira felicidad...Besotes!

Viola de Lesseps dijo...

Efectivamente la tristeza está presente siempre, a veces más de lo que uno casi puede soportar, pero sin ella, sin ese lado oscuro, la felicidad no tendría razón.

Dr. Strangelove dijo...

Tienes razón, la tristeza hace posible a la felicidad. En el fondo siempre está ahí y es mejor aprender a convivir con ella. Al menos la lucha consiste en eso, que sea lo más efímera posible.

Un beso a mi dama.

Viola de Lesseps dijo...

Y que maravilloso es cuando sales vencedor de esa lucha!!!

Somnolientos saludos.